Alberto Fernández condenó el intento de asesinato a Cristina y declaró un feriado nacional para el viernes

El Presidente pidió “aislar” las expresiones extremas de violencia y lo relacionó con el discurso político. El feriado fue dictado para permitir movilizaciones en repudio al ataque.

El presidente Alberto Fernández declaró un feriado nacional para este viernes con el objetivo de que “en paz y armonía, el pueblo argentino pueda expresarse en defensa de la vida, de la democracia y en solidaridad con nuestra vicepresidenta”, dijo este jueves por la noche en un mensaje grabado desde la residencia de Olivos.

La CGT llamó a una movilización masiva cuyos detalles se terminarán de acordar este viernes por la mañana en su sede. Los diputados sindicalistas Hugo Yasky y Sergio Palazzo también llamaron a movilizarse desde la improvisada conferencia que hicieron con los diputados y senadores este jueves por la noche desde el Congreso.

Según pudo saber Tiempo, el presidente estuvo acompañado por la secretaria Legal y Técnica Vilma Ibarra, el canciller Santiago Cafiero, el jefe de asesores Juan Manuel Olmos y la portavoz Gabriela Cerruti. Apenas supo de la noticia, el presidente comenzó a armar su mensaje que finalmente se emitió a la medianoche. Vilma Ibarra, persona de mayor confianza del presidente, colaboró con la redacción del mensaje y fue la encargada de redactar el DNU de declaración del feriado nacional.

En tanto, los ministros y ministras del gabinete nacional también expresaron su repudio: “Es urgente que la justicia esclarezca los hechos y que la sociedad toda, en especial la oposición y los medios de comunicación, reflexionen acerca de las nefastas consecuencias de la propagación de los discursos de odio y cesen de inmediato la producción y reproducción de esos mensajes contra la vicepresidenta”, pidieron.

Texto completo del mensaje presidencial


“Querido pueblo argentino: En el día de hoy, poco después de las 21 horas, un hombre atentó contra la vida de la actual vicepresidenta de la Nación y dos veces presidenta constitucional, Cristina Fernández de Kirchner. Este hecho es de una enorme gravedad, es el más grave que ha sucedido desde que hemos recuperado nuestra democracia. En el marco de una presencia masiva de personas frente al domicilio de la vicepresidenta, un hombre apuntó con un arma de fuego a su cabeza y gatilló. Cristina permanece con vida porque, por una razón todavía no confirmada técnicamente, el arma que contaba con cinco balas, no se disparó pese a haber sido gatillada.

Semejante realidad conmueve a todo el pueblo argentino y en particular a quienes somos sus compañeros que la abrazamos solidariamente con todo nuestro cariño. Este atentado merece el más enérgico repudio de toda la sociedad argentina, de todos los sectores políticos y todos los hombres y las mujeres de la república, porque estos hechos afectan nuestra democracia. Estamos obligados a recuperar la convivencia democrática que se ha quebrado por el discurso del odio que se ha esparcido desde diferentes espacios políticos, judiciales y mediáticos de la sociedad argentina.

Podemos disentir, podemos tener profundos desacuerdos, pero en una sociedad democrática los discursos que promueven el odio no pueden tener lugar porque engendran violencia y no hay ninguna posibilidad de que la violencia conviva con la democracia. Estamos ante un hecho que tiene una gravedad institucional y humana extrema. Se ha atentado contra nuestra vicepresidenta y la paz social ha sido alterada.

La Argentina no puede perder ni un minuto más. Ya no hay tiempo. Es necesario desterrar la violencia y el odio del discurso político y mediático y de nuestra vida en sociedad. Convoco a todos y a cada uno de los argentinos y argentinas, a toda la dirigencia política y social, a los medios de comunicación y a la sociedad en general, a rechazar cualquier forma de violencia. Necesitamos aislar, no convalidar y repudiar las palabras descalificadoras, estigmatizantes y ofensivas que solo nos dividen y enfrentan. Me he comunicado con la jueza que está investigando lo ocurrido. Le he solicitado que esclarezca rápidamente las responsabilidades y los hechos.

También le he solicitado que asegure la vida del acusado directo que se encuentra detenido. Que la conmoción, el horror y el repudio que este hecho nos genera se convierta en un compromiso permanente para erradicar el odio y la violencia de la vida en democracia. Por ese motivo, he dispuesto declarar en el día de mañana feriado nacional para que, en paz y armonía, el pueblo argentino pueda expresarse en defensa de la vida, de la democracia y en solidaridad con nuestra vicepresidenta. El pueblo argentino quiere vivir en democracia y en paz y nuestro gobierno tiene el firme compromiso de trabajar cada día para que lo logremos”.

FUENTE: Tiempo Argentino

INICIO