Milei y Pettovello tienen más de 5 millones de kilos de alimentos sin entregar y hay riesgo de que se pudran

Milei y Pettovello tienen más de 5 millones de kilos de alimentos sin entregar y hay riesgo de que se pudran

Por Ari Lijalad

Javier Milei y su ministra de Capital Humano Sandra Pettovello tienen más de 5 millones de kilos de comida sin entregar en los galpones del ex ministerio de Desarrollo Social. La información la brindó el propio gobierno ante un pedido de acceso a la información pública de El Destape. Dado que desde que asumió el nuevo gobierno no realizaron ninguna compra de alimentos (así figura en la web oficial de compras del Estado) y que las organizaciones sociales y religiosas que sostienen miles de comedores y merenderos en todo el país denuncian que no les entregaron nada todo indica que es un remanente de comida que quedó del gobierno anterior. Y que, sin entregar, esa comida corre riesgo de vencimiento ya que lleva al menos 6 meses en los galpones.

Dejar que se pudran 5 millones de kilos de comida en galpones públicos en un país con más de la mitad de la población bajo la línea de pobreza destraba un nuevo nivel de crueldad de Estado.

  • Yerba Mate, 3.146.707 kilos
  • Leche en polvo, 1.173.815 kilos
  • Aceite, 479.261 botellas de 900 ml
  • Puré de tomate, 137.796 kilos
  • Garbanzos, 81.148 kilos
  • Harinas de trigo y maíz, 20.416 kilos
  • Locro, 15.010 kilos
  • Arroz con carne, 13.629 kilos

En los galpones también también hay cantidades menores de arvejas, guiso de lentejas, fideos, pasas de uva, arroz con hortalizas y huevo en polvo. Según la respuesta oficial, ese era el stock de alimentos sin entregar al 30 de abril pasado. Y el reparto no se reanudó en mayo.

¿De donde salen estos alimentos que el gobierno reconoce que no entregó? Según el portal Compr.ar, donde figuran todas las compras y licitaciones del Estado Nacional, el Ministerio de Capital Humano no registra compras de alimentos. La Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, que según el organigrama del gobierno reemplazó al Ministerio de Desarrollo Social, tampoco hizo ningun compra de alimentos de acuerdo al portal de información pública. Es más: en esta gestión ese área sólo registra una licitación para el servicio de limpieza que fracasó.

El Destape pudo averiguar que el gobierno anterior dejó 5,8 millones de kilos en stock, que es el número habitual en un esquema donde todo el tiempo salen alimentos e ingresan nuevos, donde se compra y reparte en forma constante y se tiene esa cantidad para emergencias y con una rotación que evite que los alimentos se venzan. El gobierno de Milei no compró alimentos y tiene guardados más de 5 millones de kilos. Todo indica que estaban desde diciembre del año pasado, hace 6 meses. Hay productos que vencen antes de ese tiempo; hay otros que les queda poco.

Milei no escatima elogios hacia Pettovello, a quien destaca por descubrir “curros” en la entrega de medicamentos y alimentos. En el primer caso El Destape informó en reiteradas oportunidades sobre los casos de pacientes oncológicos a los que les suspendieron los tratamientos, varios de los cuales fallecieron. Lo mismo con personas que dependían de la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS), otra dependencia que quedó bajo la órbita de Pettovello. En el segundo, sobre los alimentos, ahora el gobierno confirma que los tienen guardados. Mientras no los entregan hacen denuncia judiciales donde afirman que había “comedores fantasmas”. La causa le tocó al juez Ariel Lijo, que Milei propone para la Corte Suprema.

La persecución judicial se complementa con una campaña contra dirigentes sociales que sostienen hace años ese sistema de contención social al que acuden más de 10 millones de argentinos. Eduardo Belliboni y Juan Grabois, entre otros, son demonizados por el sistema de medios empresariales cuyos negocios tiene que garantizar Milei. La realidad es que el gobierno reconoce que tiene más de 5 millones de kilos de alimentos guardados. Y que los datos muestran que no compró un kilo de comida por las vías oficiales en 5 meses de gestión

La ministra Pettovello cortó la entrega de alimentos y se limitó a la firma de varios convenios. Publicó que firmaron uno con Cáritas Argentina por más de 310 millones de pesos para la compra de alimentos. Otro por 20.000 millones de pesos para la compra de 5 millones de unidades de alimentos con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) en el marco de la ampliación del Programa de Abordaje Comunitario.

En su respuesta a El Destape desde el Ministerio de Capital Humano informaron que transfirieron 6.772 millones de pesos a la OEI y 14.000 millones de pesos al PNUD. Detallaron que desde la OEI se comenzó una licitación para 1.600.000 botellas de aceite de girasol y la misma cantidad de paquetes de letejas secas de 400 gramos, para el cual recibieron 16 ofertas pero hasta el momento no concretaron la compra. Nada más.

Pettovello firmó otros convenios, entre ellos uno con la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la Argentina (ACIERA) por 177 millones de pesos para, informaron, “la compra de módulos alimentarios con los cuales se asistirá a 36.150 personas en los 723 puntos de entrega de ACIERA”. Un direccionamiento claro que, por ejemplo, dejó afuera a otras organizaciones religiosas como los Curas en Opción por los Pobres. Y hay otro convenio con la Fundación Cooperadora Nutrición Infantil (CONIN) que preside Abel Albino, que mientras dice trabajar contra la desnutrición infantil asegura que “el preservativo no funciona” y que el VIH puede “atravesar la porcelana”. De buena relación con Mauricio Macri, Albino afirma: “atiendo niños pobres, hago pobreza y nutrición. Es un hobby caro que tengo”. No tanto: el gobierno de Macri le dio más de 14 millones de pesos. No se informó cuando les dio ahora Pettovello.

eldestapeweb.com

INICIO